miércoles, 23 de septiembre de 2015

La Traserilla (Palencia - Castiella)


Palencia, esa gran desconocida, ciudá afayaiza, fácil de pasear, con un cascu vieyu que merez la pena (nel que destaca esa cachu Catedral) con cais anches y lluminoses. En fin, un pueblín pa conocer nel que nos prestó munchu tar un fin de selmana de cumpleaños y que nos pilló en plenes feries de San Antolín, lo que incrementó l'ambiente habitual de xente.

A nivel gastornómicu, Palencia nun ye Valladolid, pero tien el so puntu coles tapes (toes de pagu, que tampoco ye Llión nel que cada vinu lleva tapina) y había qu'aprovechar que un de los meyores sitios de Palencia tuviera tiques restaurant (que tanta vida mos dan, la verdá).

Allá que nos fuimos a prebar la Traserilla que ta en una casa vieya remocicada ente la metá de la Cai Mayor y el ríu Carrión. Como ye una casa vieya cada cahcín de restaurante ye perpequeñu y va situándose por pisos. El chigre ta nel pisu d'abaxu y son cuatro meses con una barra alta enllena de pinchos, de los que nun dimos cuenta porque díbemos pasar cenar, pero que teníen perbona pinta. Los comedores, como vos digo tan xubiendo peles escaleres estrechines y nun sé si tan o non decoraos diferentes ya que nosotros sentémosnos nel primeru d'ellos. Decoración minimalista y blanca n'otru espaciu con cuatro meses y un "mini-acutau" pa una cena mayor, tamos falando d'un comedor de nun mñas de 20 persones.



L'entamu de la casa foi morciella de la zona (d'arroz, como la de Burgos). Mui rica pa facer boca.


Pa compartir decidimosnos poles molleh.es con setes, la verdá que perbones y eso que llevaben salsa (que me parez que nun venía na descripción del platu) y salsa con nata (de la que nun soi precisamente amigu n'estos casos). Pero perbones, diferente preparación a la habitual a la que tamos avezaos nel Pumarín, normal. Molleh.es fines, nel so puntu de blandes, con bon tastu y setes. Prestonos.



Ya cada un fuimos a coses diferentes, per un llau de la mesa los papos de xata que taben perbine acompañados de pataquines y cebolla. Bon tastu, bona testura y rica la salsa, nun se puede pedir más.


La cagada vino pela mio parte, que non foi problema de cocina, foi de eleición y de facei casu a la camarera. Yo quería llechazu y entiendo que'l que seya d'equí innove con él, la cuestión ye que m'apetecía dalgo más clásico pero la descripción de la carta "Otra forma de comer lechal, bocaditos crujientes con miel y módena" llamábeme muchu, la camarera col "ta bonísmo y sal muchu, ye una especialidá"....cayí na trampa. Lo dicho, nun taben mal, taben ricos, pero nun yera lo que yo quería y, probablemente nun ye lo que un par de asturianos quieran comer cuando van a Palencia a comer llechal, d'ehí, l'avisu que vos faigo.

Como vos digo, tienros, suaves, bien, ricos, pero nun dexen de ser unos "nuggets" de llechal esgüesao bien empanaos, que déxente con esa espresión na cara de sustu cuando te los traen y esi "¿cómo ye esto,ho?" que nos sal a nosotros ensin querer :-). Repito, nada que dicir a la cocina.

El mélicu alemán esi sigue trabayando conmigo y, o entamos a tomar notes (cosa que paso) o esto de alcordase de too ye imposible. Nun termino de cayer nel vino, taba bono, fuerte, un Ribera Crianza desconociu pa mi dientro de una carta de vinos clásica onde les haiga....Entamaba por H y d'ehí nun paso por más que lo intente.

La cuenta 65 € pagaos colos tiques restaurant. Siendo un de los sitios caros de Palencia, podéis facevos a la idea de qu'esta ciudá nun ye nada cara.



4 comentarios:

David López Castañón dijo...

Solución: notes col móvil y semeya a tolo que se mueva, asina alcuérdeste pa la siguiente.

Fartones dijo...

Digotelo yo, David, dígotelo yo, voi pa vieyu :-)

Toni dijo...

Tuve aquí fai un par de años. Por si alguien quier leelo:

http://www.cigalitas.blogspot.com.es/2013/08/la-traserilla-palencia-por-toni.html


Fartones dijo...

jaja, Toni, nel tema del Llechal, coincidimos que de cocina salió bien. El mio problema foi mental...nun esperaba eso :-)